miércoles, 1 de diciembre de 2010

MUNICH (Alemania) - INNSBRUCK (Austria)

Domingo 28:

El hotel de Alemania –Heildelberg-, resultó muy confortable y lindo. Al igual que en el resto, no habìa bidet (jaja), pero sí Internet en el lobby (sólo 30 minutos).

Por la mañana, nos dieron el desayuno al estilo alemàn, repleto de fiambres y quesos, muchos tipos de yogures, panes, fruta, etc.

Al terminar el desayuno, partimos con rumbo a Austria. En el recorrido, habíamos contratado una excursión a Munich. Luego de mucho andar, llegamos a esa ciudad. Para ser franca, respecto de lo conocido anteriormente, me resultó una arquitectura muy austera, y tal como esperaba, un poco gélida. Dentro del recorrido, estaba programada una visita al Palacio de las Ninfas, un edificio de màs de 700 metros de frente, donde hoy habita un duque, puesto que la monarquia fue abolida hace ya mucho tiempo. El sitio, al parecer, es propiedad del estado hoy día, y tiene el uso exclusivo la familia real. Este palacio, de estilo Rococó Alemàn, tiene màs de germano que de ornamentado.

Palacio de las Ninfas


Continuando el itinerario, nos llevaron a la fábrica de BMW, donde ensamblan y exhiben los vehìculos. Fue una especie de visita a una jugueteria para adultos.
Uno de los "chiches"de BMW

Nos probamos algunos BM´s, pero como a Dami le quedaban pequeños de alto (en uno con techo, le salía media cabeza por fuera), decidimos no comprar ninguno! 
La razón por la que no compramos el BMW!

Jaja. Unas màquinas hermosas, super lustrosas, a puro lujo los interiores, y con lindísimos colores. Había incluso un modelo pintado con pintura sin brillo, que parecia de titanio.
Parece de titanio!


 No hay que dejar de mencionar los edificios de la empresa, que son muy originales. Uno, terminado hacia 1972 para la època de los juegos olímpicos (el estadio está a unas cuadras solamente), con forma de 4 pistones, puesto que los de la BMW fueron los inventores de el motor de combustión interna de 4 pistones.

Edificio BMW

El otro, muy sofisticado y absolutamente moderno, es una especie de doble embudo, uno hacia arriba y uno hacia abajo, al estilo de un gran reloj de arena, pero con el centro con las placas vidriadas colocadas de tal modo, que parece que el edificio estuviese en movimiento, como retorcièndose.

Edificio BMW

A la salida, tomamos camino hacia Munich.



Austeras construcciones Alemanas

De esta ciudad, que muy ordenada y limpia, destaco básicamente el edificio de la plaza mayor, que es el “ayuntamiento”, construido en estilo neogótico. 
Ayuntamiento de Munich

Éste tiene en lo alto de la fachada principal, un hermoso carillón que suena a las 17hs, que intenta representar uno de los màs importantes casamientos de Alemania, e incluso una especie de batalla de caballos, con caballeros armados con lanza, que demuestra diariamente la superioridad de los alemanes sobre los austriacos: a la segunda pasada de los caballos, el alemàn voltea al tirolès de su caballo con la lanza.

video


Claro está, es una muy hermosa ciudad, pero en comparación con el resto de las ciudades que hemos recorrido, y quizàs por el carácter austero de la construcción, debo decir que no volvería de visita a Munich. Hay que tener presente que la gran mayoría de la ciudad debió ser reconstruida al término de la 2da. Guerra mundial, razón por la que, relativamente, todos los edificios son nuevos. 
Munich: los taxis son Mercedes Benz y BMW. Ya quisiera yo!


Según dicen las cifras, el 90 % de la ciudad quedó destruida por los bombardeos, y si bien en muchos casos pudieron rearmar lo demolido, lo nuevo no tiene el mismo encanto de lo antiguo. Munich fue la ciudad donde Hitler se armò de poder, donde fue propulsado gracias al dinero que le proporcionaban los habitantes locales que estaban de acuerdo con sus –siniestras- ideas.  Algunos de los sitios eran sus lugares de arenga para los soldados, y quizás tambièn por eso no me termina de conquistar MÜNCHEN.

Nos llevaron a almorzar hasta la cerveceria HB, la màs tradicional de la zona, que fuese en su momento la cervecerìa de la corona. Éste es  un sitio muy animado, enormìsimo, colmado de mesas largas donde uno usualmente comparte con desconocidos, con música tipica y mucho ruido. Fue realmente difícil comprar el almuerzo, pero lo logramos: pedimos una riquísima cerveza de trigo –de cuerpo más bien espeso y de imagen turbia- y una dunkel, nergra, ambas deliciosas.  Gracias a una figurita del menù, Dami pudo hacerse de una pata de cerdo con una especie de super ñoquis del tamaño de una papa haciendo las veces de guarnición. Yo, unas salchichas con piel, acompañadas con chucrut!
Cervecería HB

Las tiendas de la ciudad están estrictamente cerradas los domingos, y sólo permanecen abiertas las de alimentos.
Comercio en Munich


Luego de disfrutar el carillón, salimos rumbo a Austria, ciudad de Innsbruck.
La ciudad es bastante pequeña, pero hermosa. De arquitectura semejante a la germana, tiene el beneficio de estar rodeada de los Alpes, los que dividen este país de la vecina Italia. 
Innsbruck

Innsbruck está construida en un valle, y rodeada por montañas, aún nevadas, donde pudimos ver gente practicando sky.

Por la noche, y luego de llegar al hotel (Grauer Bär), salimos a dar una vuelta, y tuvimos la suerte de poder encontrar un bar de tapas, donde nos atendió un mozo de Baires, del barrio de Villa Urquiza. No saben el alivio que significa encontrar un coterráneo, que hable tu idioma, y te pueda explicar lo que comès. Pues asi fue que brindamos y festejamos nuestro primer año juntos con unas ricas cervezas y tapas de boquerones y queso manchego. Como regalo final de cumpleaños, cerramos la noche oyendo la Bersuit, en el corazón de Austria. Un gran momento.
Innsbruck

Hoy por la mañana, salimos a dar la vuelta al perro en Innsbruck, y descubrimos gracias a la luz del dia, que estábamos totalmente rodeados por montañas con los picos nevados. Un sitio precioso.

Innsbruck y el Río Inn
Ahora mismo, escribo desde los Alpes dolomìticos de Italia, en la fontera con Austria, de camino a Venecia. El paisaje está dominado, al igual que en Austria, por casitas sobre la ladera de las montañas, mucho verde, pero a diferencia de aquel país, aquí está repleto de cultivos en terraza, aprovechando el terreno, con –principalmente- peras y manzanas, y muchas vides. De acuerdo a lo que nos cuentan, el vino realmente bueno de Italia lo producen en la Toscana.

Pasaremos antes de llegar a la tierra de los canales y las góndolas, por Verona, a ver la casa de Julieta (Shakespeare).

En unas horas, y con suerte, estaré escribiendo nuevamente, o bien mañana. Ni bien encuentre un momento, y un sitio de Internet.



Besos!